Los Oscar 2008: 80 años de puro cine

Los Ángeles, Teatro Kodak, 14.30 hrs (00.30 hrs España): Las primeras estrellas empiezan a desfilar por la alfombra roja, sin rastro del agua que la inundaba horas antes y hacía temer una ceremonia deslucida y gris. Decididamente, no hay huelga de guionistas ni lluvia que diluya la magia y el glamour de los Oscar.

Por delante, una maratoniana jornada de, nada más y nada menos, ¡5 horas y media! Sin contar las posteriores fiestas tras la gala que suelen alargarse hasta bien entrada la madrugada. Todo un reto para quienes la seguimos desde España que nos condenaba a permanecer despiertos hasta las 6:00 hrs, sin fiesta que valga después y todo un lunes por delante.

Las grandes incógnitas: ¿Ganará Bardem el Oscar? ¿Aparecerá acompañado de Pe? ¿Quiénes son los peor vestidos? ¿Daniel Day Lewis mejor actor otra vez o habrá sorpresa?

He aquí lo más destacado de una atípica ceremonia de la Academia, apenas planificada ante la incertidumbre de su celebración, con muchas retrospectivas, números musicales pelín aburridos y el humor ácido e irónico de Jon Stewart, conductor de la ceremonia y presentador de “The Daily show”.

Los más madrugadores: George Clooney, nominado como mejor actor por Michael Clayton, acompañado por su ya inseparable y floreada novia, Sarah Larson, y Laura Linney, con un Michael Kors negro.

Las más elegantes: Ambas en negro y casi misma pose, Penélope, que no falla nunca, discreta con un Chanel Couture de plumas y joyas de Chopard, y Jennifer Garner, vestida por Óscar de la Renta.

Las más espectaculares: La emocionada ganadora del Oscar a la mejor actriz, Marion Cotillard, impresionante con un Jean Paul Gaultier y joyas de Chopard, y Heidi Klum, con un embriagador diseño de John Galliano en rojo.

Las más controvertidas: La guionista Diablo Cody, con un look de leopardo de -¿quién si no?- John Galliano, y tatuaje al más puro estilo motero, que para eso es creadora y puede ír como le plazca, y Tilda Swinton, con una especie de saco-vestido de Alber Elbaz para Lanvin.

Las más encantadas de estar en la gala: Miley Ray Cyrus o cómo ser la más tonta posando, vestida de Valentino, y Katherine Heigl, de Escada y demasiado Marilyn.

Las más embarazadas: Brillaron los embarazos en esta edición con la doblemente nominada Cate Blanchett, vestida por Tries Van Noten y 8 meses de embarazo y Jessica Alba, con un Marchesa, que parece ser la firma preferida entre las actrices latinas.

Las mamás más orgullosas: Mamá Farrell, acompañando a un “no tengo peluquero” Colin, y nuestra espléndida Pilar Bardem o “a mí no hay ceremonia americana que me asuste”.

Las joyas más espectaculares: En una ceremonia donde brilló la discrección, sólamente deslumbraron el collar de Nicole Kidman -la otra embarazada de la gala, cada vez más falta de expresión, si cabe- diseñado por L´Wren Scott y que hacía ganar enteros al Balenciaga negro que vestía, y el de Keri Russell, creado por H. Stern.

La parejas más compenetradas: Sin duda, la protagonizada por Calista Flockhart y Harrison Ford -que duran y duran, contra todo pronóstico- y los incombustibles John Travolta y Kelly Preston.


La pareja más buscada por los objetivos: Los más perseguidos por los fotógrafos, cómo no, fueron la pareja de moda, Penélope y Javier, que entraron por separado al teatro y cuyas únicas instantáneas juntos fueron unas furtivas imágenes en el coche que les llevaba a una de las fiestas post ceremonia.

Los más transgresores: Dado que ellos no suelen salirse de lo que marca la etiqueta, lo más revolucionario fue ver los pendientes que lucía Daniel Day-Lewis, la flor en el hojal y levita de Viggo Mortensen y el pañuelo de Johnny Deep.

Los más atractivos: Patrick Dempsey o el médico más sexy de la televisión, con permiso de House, y, no podía ser de otra manera, el siempre interesante George Clooney.

Los ausentes: La pareja por excelencia de Hollywood, Brad Pitt y Angelina Jolie, imaginamos que ocupados adoptando algún niño más, y Elsa Pataki, que no debió de poder colarse por ninguna puerta de servicio 😉

Lo menos original:  La elección de color en los trajes de las celebrities, con goleada del rojo y el negro, Cameron Díaz, con sus colores pastel, y una Renée Zellweger que ha hecho del palabra de honor parte de su personalidad y siempre se la ve igual en todos los actos.

Los triunfadores de la noche: Sin duda, los europeos, que se adueñaron de todos los galardones de interpretación, capitaneados por nuestro Bardem, y los hermanos Cohen, que consiguieron todos los grandes, mejor dirección, película, guión adaptado y actor de reparto.

El mejor momento: El emotivo discurso de un Bardem que, por unos instantes, dejó de lado su pose de frialdad habitual.

Más información| Puedes encontrar todos los detalles de la ceremonia en la web oficial, en inglés, y aquí, en español, de donde se han obtenido todas las imágenes.

Enero con las rebajas

Enero es el mes de la vuelta a la normalidad después de las agotadoras fiestas navideñas, de la temida “cuesta de Enero” tras gastarnos la paga extra en regalos, fiestas, cenas… Y, para colmo, es el mes más frío del año. También es el mes de los buenos propósitos, nos entra una especie de crisis existencial en la que hacemos balance de todos los que nos hicimos el año anterior -y no cumplimos- y nos juramos que este año, por fin, llevaremos a cabo cada uno de ellos.

Para compensar tal desgaste emocional, también es el mes de las “fabulosas” rebajas, ésas a las que hay que acudir el primer día, a primera hora “porque luego no hay nada que merezca la pena”, y vamos, una vez más, con la intención de agenciarnos esos básicos imprescindibles para nuestro fondo de armario, esa prenda de la que nos encaprichamos en plena temporada demasiado cara y… NADA más. Claro que ¿Quién puede resistirse a esa camiseta por menos de 6 euros o a esa faldita tan mona por 15 euros?

Para mi deleite 🙂 , las rebajas han llegado también a los libros y El corte Inglés ha puesto varios títulos de novela romántica -hay también de otros géneros- a 5.95 euros. Una ocasión ideal para hacerte con esos ejemplares que en 2007 no pudiste comprar. Entre los ofertados, puedes encontrar El beso de la noche de Amanda Ashley, Besos locos de Tara Janzen, La ciudad perdida de Liz Maverick, Corta por lo sano de  Johanna Edwards, El conquistador de Samantha James, Fuera de control de Rebecca York, Los buscadores de placer de Melanie George, Pecados de Sharon Page, Soltero… ¿Y sin compromiso? de Carly Phillips, El verano perfecto de Luanne Rice y algunas reediciones de autoras como Jude Deveraux, Kat Martin, Virginia Henley, Jane Feather… Puedes adquirirlos directamente en su web y te los envían en 72 horas por 4.90 euros.

En mi balance particular de rebajas, la cosa quedaría así:

  • Abrigo de piel sintética de la colección de Penélope&Mónica para MNG: 83.95 euros
  • Zapatillas tipo Converse en pana de Bershka: 14.95 euros
  • Vestido babydoll de MNG: 16.95 euros
  • Bolso bandolera de Zara: 9.95 euros
  • Vestido estilo japonés de Bershka: ¡9.95 euros!
  • Body encantador de Women´s Secret: 22.95 euros
  • Complementos varios (Medias, leotardos, cinturones, bisutería…): 35 euros
  • Total: 185 euros -Humm… 75 euros por encima de la media nacional 😮 –

El placer de conseguir un abrigo, el de la foto más concretamente, de una edición limitada que creía agotado: ¡No tiene precio! -Lo sé, es un poco snob, pero… ¿Y las endorfinas que libero?-.

En cuanto a libros -bendita sea la venta de segunda mano-, me he hecho con Dream Street 31 de Lisa Jewell, Secretos y sombras y Un hogar al que volver de Mary Nickson, Seducida por la magia de Cheyenne McGray, La última sirena de Shana Abe y La dama en cuestión de Victoria Alexander – de los que haré las oportunas críticas-, por 51 euros envío incluído.

Más contenta que unas castañuelas con mis trapitos por estrenar y mis libros por dilapidar este mes 😉